Ex nihilo

De la nada surgió, impotente ante su destino. Acaeció ante la indolente mirada de su razón. El malestar tumbó las esperanzas de un resurgimiento inocuo. La iniquidad se apoderaba de los habitantes virtuales de un nuevo mundo. Ya no gobernaba la sencillez ante los detalles, ni la visión benevolente de un lugar plagado de verdes parajes. El manto de la oscuridad subyugó la inocente esperanza de la inmortalidad. 

Ya no quedaba nada. Tan sólo palabras que quedaban en ese vacío del cual un día surgió…